sábado, 18 de julio de 2009

La Corte y la tragedia de ABC

Por Héctor Apolinar Iribe
Dossier Político
Las madres y padres de niños fallecidos en el incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, Sonora, hicieron un llamado a los ministros de la Suprema Corte de Justicia, a “cerrar filas” con su causa, porque las autoridades de los tres niveles de gobierno le están apostando al olvido de las investigaciones –lo cual, dijeron, no permitirán– y a la “impunidad” de los responsables.

“Esperamos que finalmente la Suprema Corte se reivindique, decida ejercer la facultad de investigación y presente buenos resultados, procurando de esta manera la impartición de justicia”, indicaron. (Dossier Político, 15.07.09)

Sin embargo, los magistrados de la Suprema Corte de “Justicia” les dio un despiadado portazo en las narices, al anunciar que será hasta el regreso de vacaciones de verano (del 15 al 31 de julio) cuando tomarán la decisión sobre si forman una comisión investigadora sobre los trágicos sucesos.
Esto quiere decir que tardarán mínimamente 20 días más en hacerlo.

La cruel decisión de la más alta institución de justicia, no hace más que deteriorar la credibilidad del supuesto Estado de Derecho en el que vivimos, pues la desprestigia ante los ciudadanos del país, que se convencen cada vez más de que la Suprema Corte no hace justicia, pues ante un acto de lesa humanidad como el de la guardería, se atreve a menospreciar el caso, cuando pudo designar ex profeso, un grupo de magistrados a atender el caso.

Es obvio que los magistrados no tomaron la decisión por sí mismos, y que seguramente consultaron extraoficialmente a los mandos políticos del país, como la Presidencia y el Senado de la República, que tienen una poderosa influencia sobre ellos, como se sabe en los medios políticos del país.

Con ese hecho tan descarnado y condenable, las madres y padres de familia de los niños fallecidos en la guardería ABC, están descubriendo, aterrados, la mafia de intereses políticos enmarañados, impiden que se haga justicia.

No dudamos, incluso, que algunas madres y padres de los niños se empiezan a dar cuenta de que su causa justa fue manipulada por esos intereses políticos de forma inmoral, con propósitos político-electorales y que, ahora, pasadas las elecciones de Sonora, se olviden de ella, o ya no le pongan la misma atención, porque tienen “asuntos de mayor importancia”.

Si las cosas continúan como hasta ahora, no tardará mucho en aparecer, entre ellos, el rostro cadavérico de la desilusión, de la impotencia y del engaño.

Si algunos creyeron que derrotando al PRI se encontraría una solución y que así se haría justicia, se encontraron con el “monstruo burocrático” de mil cabezas, de los intereses perversos, de un signo y de otro.

La Procuraduría General de la República ha incurrido en una manipulación evidente de la investigación. Y es la entidad responsable de investigar los hechos, pues ya atrajo el caso. Por lo tanto, es la PGR la que tiene que entregar cuentas.

Esperamos atentos a que Catalina Soto y Rubén Duarte, entre otros, entreguen buenas cuentas a los familiares sobre el movimiento por la justicia.

Ruego a Dios que no se cumplan aquéllas terribles palabras: “de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno”.

1 comentario:

Daniela Fregoso dijo...

BUENAS NOCHES MI NOMBRE ES DANIELA FREGOSO OLIVARES. VIVO EN DF Y HACE UNOS AÑOS, EXACTAMENTE 3 AÑOS, MI HIJA INGRESÓ A UN CENDI QUE DEPENDE DE LA DELEGACIÓN CUAUHTEMOC, RECUERDO QUE LA SECRETARIA DE EDUCACIÓN PUBLICA TENÍA LA TAREA DE VIGILAR TANTO LAS INSTALACIONES, LA COMIDA Y POR ENDE LA EDUCACION DE LOS NIÑOS. MI PREGUNTA ES SINO LA SEP ¿TIENE RESPONSABILIDAD DE ESTA TRAGEDIA?